logo
Zapatos Ecco es propiedad de CalzadosClubVerde Paseo San Antonio 29, 37003, Salamanca, España -Tfno. (+34) 923 225 428
Sólo servimos a España peninsular e Islas Baleares.


Cómo cuidar los zapatos durante el invierno #infografía

Desde tu web para comprar Zapatos Ecco te enseñaremos a cuidar los zapatos durante el invierno. Esta temporada está cada vez más cerca y desde que entró el otoño vemos el efecto de la humedad y la temperatura en el calzado. Aplicando estas medidas puedes lograr que tus pares duren más tiempo en buen estado.

7 medidas para cuidar los zapatos durante el invierno

Cuando llega el invierno tienes que procurarte un calzado adecuado que sea cómodo y resistente. Que te permita andar de forma segura por las condiciones que te pone delante esta temporada. Pero también debes saber cuidar de ellos para que estén siempre como nuevos.

Durante los próximos meses tendrán que enfrentar el agua de lluvia, nieve, temperaturas extremas, la sal de las calles… Todas estas condiciones acortarán la vida de los zapatos si no se tratan de forma adecuada.

Los zapatos son más que un accesorio, sobre todo en estos meses cuando debes preocuparte por el cuidado de tus pies en invierno. El par correcto te ayudará a caminar mejor en la calle, donde el hielo y la nieve están a la orden del día. Evitarás lesiones y tus pies se mantendrán secos, alejando también un posible resfriado.

Y cuando te preocupas tanto por escoger un buen par, quieres que estos duren el mayor tiempo posible. Para que puedas tenerlos por más de una temporada tienes que adoptar una serie de medidas que te permitirán tenerlos por más de una temporada.

A continuación te hablaremos de siete maneras en las que puedes extender la vida de tus zapatos invernales.

1. Escoge un calzado con buena tracción

El hielo y la nieve hacen que las superficies por donde vayas a caminar sean resbaladizas. Los accidentes de peatones durante el invierno son comunes, en parte porque no se llevan zapatos con buena tracción.

Aunque los caminos estén tratados para evitar que se forme hielo sobre ellos, esto puede suceder. Un mal paso y terminarás contra el suelo. Hay accesorios para agregar a los zapatos que ayudan a mantener la estabilidad al caminar al aire libre. Sin embargo, lo ideal es tener un calzado con mucha tracción.

La seguridad tiene que ser tu prioridad. Las suelas de caucho gruesas son las mejores para aumentar el área de fricción y mantenerte sobre tus dos pies.

2. Aplica crema para cuero

La humedad es un enemigo de los zapatos. Y en invierno no solo tienen que enfrentarse al agua, sino que tropezarás con sal y descongelantes que atentan contra la duración del calzado.

Al acumularse la sal en los zapatos estos se manchan y te arrepentirás si no la quitas a tiempo. Este producto seca la piel de los zapatos y provoca grietas. Además de las botas de cuero, las de lluvia también sufren por la misma causa.

¿El remedio? Si te llega a suceder limpia bien los zapatos con una solución de agua y vinagre. También hay quitamanchas específicos para estos casos. Cuando sequen aplícales crema para cuero.

Como siempre es mejor prevenir que corregir, acondiciona tus zapatos de invierno antes de utilizarlos. Permite que la piel absorba la crema al menos durante un día antes de salir a la calle con ellos.

3. Deja espacio para las medias

Las botas y botines están entre el calzado favorito para los meses fríos porque protegen más los pies. En cuanto a los materiales, el cuero y la lana son ideales para mantener la temperatura corporal.

Pensando en eso, llegamos al tercer punto: la importancia de los calcetines. A diferencia del verano donde no los llevamos o son muy ligeros, en inverno estos tienen más volumen. Debes procurar dejar espacio en el interior de los zapatos para ellos.

Los calcetines te proporcionarán amortiguación al caminar, mantendrán los pies calientes y evitarán la humedad. Cuando compres tus zapatos toma esto en cuenta. Si es posible lleva contigo un par y asegúrate que se sientan cómodos.

4. Dales un tratamiento adecuado antes de utilizarlos

Tiene que ver con lo que mencionamos en el punto dos. No se trata solo de escoger un buen calzado, sino de brindarles el tratamiento pertinente para evitar su deterioro.

En el caso de los zapatos de cuero hay acondicionadores que puedes adquirir en tiendas especializadas. Estos sirven para pulirlos y nutrir el material para que no se resequen y mantengan su brillo. Si no tienes este tipo de cremas prueba con un poco de aceite de oliva.

5. ¡Aleja los zapatos del calor!

Otro de los enemigos de los zapatos durante el invierno (en cualquier época en realidad) son las fuentes de calor. No los coloques cerca de radiadores, hornos u otros aparatos de calefacción porque se agrietan y deforman.

Para secar los zapatos coloca dentro papel periódico, una toalla o una horma que absorba la humedad en el interior del zapato. El tiempo de secado es una de las cualidades que debes evaluar al momento de comprar calzado de invierno. Por fortuna, se han desarrollado tecnologías que permiten que se sequen rápido y otras como el gore-tex, que son transpirables a la vez que evitan el paso del agua.

6. Utiliza plantillas para aislar los zapatos

Para hacer que tus zapatos sean más cómodos coloca plantillas que te brinden mayor amortiguación. Sigue este consejo en especial si vas a dar largas caminatas. Al mismo tiempo, estos accesorios ayudarán a mantener tus pies calientes y ofrecerte más comodidad.

7. Cuidar los zapatos de la humedad

Hacer que tu calzado sea resistente al agua es fundamental. Hay distintas medidas que puedes tomar para impermeabilizar los zapatos de cuero. Las más obvias son los productos fabricados para este propósito. Los puedes encontrar en cremas para pulir o espray impermeabilizantes. Ambos agregan una capa de protección extra.

Si estos se salen de tu presupuesto, intenta con lanolina. Este producto lo encuentras en cualquier farmacia. Solo tienes que aplicar un poco de forma pareja en toda la superficie.

Antes de aplicar cualquiera de estos, limpia bien los zapatos y después de impermeabilizar deja que el producto actúe por varios días antes de usarlos.

Si quieres comprar unos zapatos capaces de resistir a las condiciones ambientales del invierno, prueba con los gore-tex para caballeros y damas.

¿Cómo conservar los zapatos en buen estado

Para cerrar queremos darte algunos consejos de limpieza y mantenimiento para que tus zapatos te duren más tiempo. Toma nota de estas recomendaciones:

  • Limpia tus zapatos después de cada uso para eliminar cualquier agente que les pueda hacer daño.
  • Hay distintos tipos de piel (napa, nobuck, charol…). Cada una de ellas tiene sus particularidades y su forma de limpiar más adecuada.
  • Retira el polvo de los zapatos de cuero con una toalla de algodón húmeda y luego utiliza una seca para eliminar cualquier rastro de agua.
  • En el momento de la limpieza utiliza un cepillo de cerdas suaves.
  • Aplica los productos impermeabilizantes cuando los pares estén nuevos, así previenes el daño que pueda hacerle la humedad. Puedes seguir este consejo luego de comprar zapatos Skechers online
  • Al terminar el invierno almacena los zapatos en un lugar seco y oscuro. Coloca papel periódico en su interior o alguna horma para evitar que se deformen.

  • Antes de guardarlos limpia siempre el calzado. No los almacenes son rastros de barro o cualquier otro agente que los pueda dañar.

¿Conocías todas estas medidas que te pueden ayudar a extender la vida de tus zapatos? Ahora que sabes de ellas, aprovecha el tiempo que resta antes de la llegada del invierno y comienza a aplicar los tratamientos a tu calzado desde ahora. Así estarás preparado para cuando llegue la nieve y las temperaturas más bajas.

Ahora que sabes cómo cuidar los zapatos durante el invierno no te guardes estos consejos para ti, compártelos con tus contactos para que ellos también tomen sus precauciones.

Cómo cuidar los zapatos durante el invierno #infografía

Fuente infografía


No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.